Avoid taxes increase: collect a dividend on account

La normativa fiscal se ha caracterizado tradicionalmente por sus incesantes modificaciones, en parte, debido a su uso como arma electoral. Lo cierto es que en los últimos años no ha sido así y el legislador ha dotado al sistema de una inusual “seguridad jurídica”. Sin embargo, con el inminente cambio de gobierno, se augura un escenario de subida de impuestos, probablemente, con efectos a partir de 2020.

Si nos centramos, por ejemplo, en la tributación de los dividendos, los dos partidos que previsiblemente conformarán el gobierno ya alcanzaron un acuerdo a principios de año según el cual se limitaría al 95% la exención de dividendos en el Impuesto sobre Sociedades (actualmente totalmente exentos para participaciones superiores al 5%) y se aumentaría del 23% al 27% el tipo máximo en IRPF.

Por ello, una buena planificación fiscal pasaría por repartir dividendos que sean exigibles antes de final de año, bien a cargo de reservas disponibles o bien a cuenta de los beneficios del propio ejercicio. Esto permitiría tributar según la normativa vigente en 2019 y esquivar la eventual subida de impuestos que se prevé para 2020.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies