Divida sin pagar (tantos) impuestos

Cuando un grupo de personas son cotitulares de uno o varios bienes, suelen surgir discrepancias sobre cómo gestionar aquellos bienes o disputas en relación al aprovechamiento desigual que ejerce cada comunero. Nadie está obligado a permanecer en esta situación de indivisión y por eso puede instar la división de la cosa común, pero no sin antes liquidar impuestos.

La nueva interpretación del Tribunal Supremo, contenida en varias sentencias de 2019, viene a decir que el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, que debe pagarse por la división de la cosa común, tiene que calcularse únicamente sobre el valor de la parte que se transmite. De esta manera, cuando uno de los comuneros se quede con un bien indivisible compensando al resto con dinero, la cuota a ingresar no debe tener en cuenta la parte del bien del que ya era titular, sino tan solo la porción que le entregan el resto de comuneros a cambio de la compensación con dinero.

Esta cuestión impacta de lleno en las operaciones que se realicen a partir de ahora, pero también abre la posibilidad de reclamar la devolución de ingresos indebidos por operaciones anteriores. De hecho, nos consta que administraciones autonómicas (que son las competentes para liquidar este tributo) como la Agència Tributària de Catalunya ya están adaptando su criterio a la nueva jurisprudencia.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies