Impuestos sobre viviendas vacías y sobre activos no productivos en Cataluña

El próximo 7 de julio finaliza el plazo para presentar la declaración del Impuesto sobre viviendas vacías correspondiente al ejercicio 2019 y el 31 del mismo mes es el último día para declarar el Impuesto sobre activos no productivos. Conviene recordarlo ya que se trata de plazos excepcionales como consecuencia de la COVID-19 y se refieren a tributos no muy conocidos.

El Impuesto sobre viviendas vacías grava las viviendas ubicadas en Cataluña, desocupadas permanentemente sin causa justificada durante más de dos años y que sean titularidad de personas jurídicas (propiedad, usufructo, , derecho de superficie…). Quedan exentas las entidades del tercer sector de la red de viviendas de inserción, las entidades inscritas en el Registro de entidades y establecimientos de servicios sociales de Cataluña. Además de estos sujetos, quedan exentas las viviendas de protección oficial, las situadas en zonas de escasa demanada acreditada (en función de un listado de municipios que publica la Generalitat), las que están a disposición de programas sociales de vivienda y las destinadas a usos regulados por la legislación turística o a otras actividades no residenciales.

La base imponible es el número total de metros cuadrados de superficie útil y quedan exentos los primeros 150 metros cuadrados. La cuota tributaria va de los 10 Euros hasta los 30 Euros por metro cuadrado en una escala progresiva.

El Impuesto sobre activos no productivos grava a las personas jurídicas que dispongan de los siguientes activos situados en Cataluña: inmuebles, vehículos de motor con una potencia igual o superior a 200 CV, embarcaciones de ocio, aeronaves, objetos de arte y antigüedades y joyas. Para que se considere como “no productivo” debe enmarcarse en alguno de los siguientes supuestos:

  • Si se cede de manera gratuita a los propietarios, socios y parìcipes del sujeto pasivo o a personas vinculadas, a excepción de que dicha cesión constituya retribución en especie.
  • Si se cede el uso, mediante un precio, a los propietarios, socios y partícipes del sujeto pasivo o a personas vincualdas, a excepción de que satisfagan el precio de mercado, trabajen de manera efectiva en la sociedad y perciban por ello una retribución de importe superior al precio de cesión. Tampoco tendrán la consideración de no productivos si, además de satisfacer el precio de mercado, el destinatario lo destina al ejercicio de una actividad económica.
  • Si no están afectos a ninguna actividad económica. No obstante, no se consideran bienes no productivos los que tienen un precio de adquisición que no supera el importe de los beneficios no distribuidos obtenidos por la sociedad, siempre que provengan del desarrollo de actividades económicas, con el límite del importe de los beneficios obtenidos tanto en el mismo año de adquisición como en los diez anteriores.

La base imponible del impuesto está constituida, en general, por el valor de mercado, excepto en el caso de los inmuebles, en el cual rige el valor catastral.  Sobre la base imponible se aplica un tipo que oscila entre el 0,21% para los primeros  167.129,45 Euros y el 2,75% a partir de los 10.695.996,06 Euros de base.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies