Primera declaración del Impuesto sobre activos no productivos

Las entidades con residencia fiscal en Cataluña que tengan alguno de los siguientes activos no productivos situados en Cataluña tendrán que presentar por primera vez la autoliquidación de este impuesto entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre de 2019.

Los activos que pueden determinar el hecho imponible son: inmuebles, vehículos de motor con una potencia igual o superior a 200 CV, embarcaciones de recreo, aeronaves, objetos de arte y antigüedades y joyas.

La tenencia de los activos puede venir determinada por diferentes títulos (propiedad, usufructo, derecho de superficie, alquiler financiero…).

Se consideran activos no productivos de los enumerados anteriormente los que se encuentran bajo los siguientes supuestos:

  • Si se cede de manera gratuita a los propietarios, socios y partícipes del sujeto pasivo o a personas vinculadas, excepto si la cesión constituye retribución en especie.
  • Si se cede el uso, mediante precio, a los propietarios, socios y partícipes del sujeto pasivo o a personas vinculadas, a excepción que satisfagan el precio de mercado, trabajen de manera efectiva en la sociedad y reciban por este motivo una retribución de importe superior al precio de cesión. Tampoco tienen la consideración de no productivos si, además de satisfacer el precio de mercado, el destinatario los destina al ejercicio de una actividad económica.
  • Si no están afectos a ninguna actividad económica. No obstante, se consideran bienes no productivos los que tienen un precio de adquisición que no supera el importe de los beneficios no distribuidos obtenidos por la entidad, siempre que provenga del desarrollo de actividades económicas, con el límite del importe de los beneficios obtenidos en el mismo año de adquisición y en los diez años anteriores.

La base imponible del impuesto está constituida, en general, por el valor de mercado, excepto en el caso de los inmuebles, en el que rige el valor catastral. Sobre la base imponible se aplica un tipo que oscila entre el 0,21% para los primeros 167.129,45 € y el 2,75% a partir de 10.695.996,06 € de base.

El tributo se merita el 1 de enero de cada año, a excepción del año 2017, que se meritó el 30 de junio. Si bien el plazo para presentar la autoliquidación (modelo 540) y efectuar el ingreso va del 1 al 30 de junio del año objeto de la declaración, la autoliquidación de los años 2017, 2018 y 2019 tiene que presentarse e ingresarse entre el 1 de octubre y el 30 de noviembre.

Por tanto, es importante revisar si esta nueva obligación tributaria afecta a las sociedades para conocer la carga anual que supondrá, teniendo en cuenta que en los dos próximos meses habrá que satisfacer la cuota acumulada correspondiente a tres años.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies