¿Quién debe pagar la plusvalía?

El Supremo pone fin al debate sobre la plusvalía municipal: Exonera únicamente a los contribuyentes que demuestren pérdidas.

Estábamos esperando esta sentencia –la número 1163/2018, de 9 de julio– para saber hasta dónde podía llegar el Alto Tribunal a la hora de aplicar la inconstitucionalidad que el año pasado había declarado el Tribunal Constitucional. La verdad es que muchos anhelaban que la insconstitucionalidad sobre la fórmula de cálculo se interpretara en el sentido de anular todas las liquidaciones de plusvalía municipal, pero no ha sido así.

La sentencia se limita a dejar sin efecto las liquidaciones en las que los contribuyentes demuestren que han obtenido pérdidas, recayendo sobre ellos esta carga de la prueba; así, por ejemplo, debería ser suficiente como actividad probatoria aportar las escrituras de adquisición y transmisión.

Esto abre la puerta a recuperar los impuestos satisfechos que todavía no estén prescritos, esto es, los de los últimos cuatro años. Pero también crea situaciones absurdas en las que pequeñas ganancias pueden suponer el pago de plusvalías desorbitadas. En cuanto a las nuevas operaciones, los ayuntamientos deberían abstenerse de gravar las transmisiones con pérdidas y, en el resto de casos, esperar a la nueva fórmula de cálculo que debería aprobarse próximamente.

 

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies